jueves, 10 de agosto de 2017

Mini Motor Racing EVO (2013)

Tipo: Carreras de minicoches
Año: 2013
Estudio: The Binary Mill
En español: No
Multijugador:
Puntuación: 3

Hoy toca otro videojuego de carreras con coches "de broma" (vaya, que no son nada realistas) y vista más o menos cenital, Mini Motor Racing EVO. Se trata decididamente de un juego para pasar el rato, de manejo sencillo y cuyos vehículos tienen un aspecto redondeado que recuerda bastante a Bang Bang Racing, título con el comparte otras características. El funcionamiento es sencillo y si habéis probado otros juegos similares os haréis rápidamente con él: manejo con las teclas de dirección más otra para el nitro, se compite con el objetivo de acumular mejoras en el coche pagadas con el dinero que ganamos por quedar entre los primeros, campeonatos de creciente dificultad y demás. Nada nuevo bajo el sol.

Los gráficos se salvan.

Vamos primero con los puntos positivos, que son básicamente los gráficos (como podéis ver en las capturas) y el sonido, aunque también destacaría la amplia variedad de vehículos a nuestra disposición (que además sí se comportan de forma diferenciada) y los circuitos, que no son demasiado numerosos pero sí variados: asfalto, tierra, montaña, etc. Algunos incluyen aspectos que se ven poco, como tener forma de ocho (con cruce a distinto nivel, no como ocurría en Little Racers Street) e incluso un teletransportador. Además existe para cada pista versión diurna y nocturna, y se celebran en sentido normal o al revés, con que de cada circuito sacan cuatro variantes. Y hasta ahí lo bueno, el resto del juego es bastante desastroso.

Empezamos por la posición de la cámara, que es fija para cada circuito y puede complicar la conducción en ciertas zonas. Esto es algo molesto que puede hundir un juego de carreras, como sucedía en Cranks & Goggles, y aunque aquí no llega a ese extremo, me toca las narices porque durante la presentación de cada carrera se nos muestran varias posiciones de cámara, por lo tanto el juego está preparado para ello, pero luego se queda fija justo antes de arrancar el coche. ¿Qué sentido tiene limitar así la comodidad de la conducción? Parece choteo.

Quemando goma rumbo a la meta.

Pero eso es hasta perdonable comparado con cómo son las carreras en sí. A ver, yo entiendo que un juego de este tipo está hecho para pasar el rato y poco más, yo mismo lo enfoco así, pero es que en Mini Motor Racing EVO (MMRE a partir de aquí) se alcanza el absurdo. Para empezar, la emulación física que implementa es desastrosa. Por ejemplo, chocar contra un hierbajo seco del desierto (un estepicursor, por si os queréis culturizar) puede hacer que el coche salte rodando por encima como una foca haciendo equilibrios, es posible girar y frenar con el coche en el aire, y salir despedido por cualquier cosa, incluidos obstáculos invisibles que a veces están ahí y otras no, algo tan difuso como los límites de la pista, que no hay dios que los adivine (¿en los circuitos tradicionales me puedo ir por la hierba sin problemas, y en cambio en una pista forestal no?).

Típica salida.

Y lo peor es el problema del nitro. A ver si me explico, ya sabéis que estos juegos suelen tener un sistema para alcanzar más velocidad en momentos puntuales, lo llamen turbo, nitro, boost o como sea, y que gestionarlo bien es importante para alcanzar la victoria. Pero en MMRE los nitros son como un petardazo debajo del motor que te pega un empujón hacia delante. ¿Y para qué lo usan los demás coches? Para echarte de la pista. Así de claro, van a por ti y provocan un accidente aunque a ellos les cueste también perder un montón de tiempo, y les da igual porque otro coche saldrá beneficiado. ¿Sabéis la típica queja de "es que los coches controlados por el ordenador van a por mí"? Pues aquí es totalmente veraz. Además, lo hacen uno detrás de otro: el que va detrás de ti te estampa contra la primera curva, intentas salir y el siguiente hace lo mismo, y el otro, y el otro... Ridículo y frustrante.

Mi Fórmula mejorado a tope.

La única solución es acelerar a tope en la salida, gastando los nitros que haga falta, de forma que llegues a la primera curva con la ventaja suficiente como para que cuando aceleren no te alcancen y se salgan del circuito. Si no lo logras, a reiniciar la carrera de inmediato porque no tienes opciones de ganar, y así hasta que te salga. Si lo consigues puedes conducir tranquilamente dos o tres vueltas hasta que te encuentras con... los doblados. Que son como muros, es alucinante que vayan tan lentos y de pronto empiecen a sacarse de la manga nitros para que no les adelantes, ¿por qué no los usan para ir primeros? Y por supuesto vuelven a echarte una y otra vez de la pista (porque esa es otra, lleves el coche que lleves, el tuyo parece de plástico y los demás de hierro forjado, sales rebotado en cada choque) hasta que el que iba segundo llegue y os adelante sin problemas.

El editor.

En fin, podría quejarme de tantas cosas... Como que mejorar un coche hasta hacerlo competitivo requiera disputar tantas carreras (80-100) que no merezca la pena cambiar para probar uno nuevo, con lo cual tanta diversidad de modelos, ¿para qué la quiero, si sólo hay tres o cuatro que permiten una buena conducción desde el principio? O que la posición en la que vas no se actualice en tiempo real sino que tarda unos segundos, con lo cual sucede que te adelanta un coche, ves que sigues primero, por lo que crees que era un doblado, y al poco te pone que vas segundo. WTF?

Le daría una puntuación mucho peor de no ser porque en el fondo tiene algo de gracia echar partidillas, incluso con tantos defectos, y porque MMRE viene con algo muy poco habitual: un editor de circuitos. Sencillo y simpático, no permite alcanzar el nivel de detalle de las pistas oficiales del juego, pero para cosas simples ya vale y está curioso. Pero vaya, ni se os ocurra pagar mucho por esto.

Similitudes razonables con...


Bang Bang Racing

Little Racers Street

Death Rally 2012

No hay comentarios: