lunes, 8 de mayo de 2017

Anno 1602 (1998)

Tipo: Estrategia
Año: 1998
Estudio: Max Design
Multijugador:
En español:
Puntuación: 5

En 1998 daba comienzo una de las sagas de videojuegos de estrategia comercial más conocidas, la serie Anno (evitemos los juegos de palabras de mal gusto, por favor), que cuenta ya con seis títulos ambientados en diversos periodos históricos, hasta en el futuro, y varias expansiones. Incluso existe una adaptación open source, Unknown Horizons.

Pues bien, todo esto comenzó con Anno 1602, desarrollado por un pequeño estudio austriaco, Max Design, que se encargó de los dos primeros títulos antes de ceder la licencia a Sunflowers Interactive, que a su vez fue adquirida por Ubisoft en 2007. El típico "pez grande se come a pez chico con licencia jugosa" del mundo de los videojuegos, que esta vez no ha sido tan desastroso para la serie como en otras ocasiones.

La ciudad crece alrededor de
los yacimientos minerales.

El planteamiento es sencillo. El jugador empieza con un barco que llega a un archipiélago (generado aleatoriamente dentro del área de juego), y debe escoger una isla para desembarcar, para lo cual puede valorar previamente sus recursos, sobre todo yacimientos. Como es evidente, si se lo piensa demasiado los oponentes pueden adelantarse a la hora de ocupar las mejores bahías, aunque está permitido que dos contrincantes funden asentamiento en la misma isla (el límite de nuestro territorio viene dado por el área de efecto de nuestras instalaciones).

A partir de ahí todo se basa en crecer y preparar futuras invasiones, al más puro estilo del género 4X, pero en este caso con un enfoque colonial. Para alimentar a nuestros pobladores podemos recurrir a la pesca, la caza y la agricultura (que es de lejos lo más útil), y tenemos un amplio número de edificios: viviendas, tabernas, iglesias y fábricas de diversos productos que los colonos pedirán (exigirán, de hecho) para seguir creciendo en número y riqueza. En las islas también hay indígenas, con los que acabaremos teniendo una relación tensa debido a la necesidad de exprimir al máximo una isla para poder afrontar la conquista de otras. Nadie dijo que invadir un nuevo mundo fuese una historia de paz y amor. Y también están los piratas, por supuesto, que saquearán nuestros navíos si no están bien protegidos.

¡Has encontrado nativos!

Para esa fase militar contamos con nuevos edificios y unidades, tanto ofensivas como defensivas, además de los relacionados con la fabricación de barcos. Debo decir que este aspecto del juego no acaba de encajar demasiado con el resto, al menos en mi opinión, porque es el único caso en que contamos con la posibilidad de mover personas de aquí a allá (para los edificios normales, sus trabajadores actúan de forma autónoma sin que podamos interactuar con ellos). No todo es combatir, por supuesto, y podemos centrarnos en el comercio marítimo de una isla a otra, pero no acaba de ser un negocio muy rentable, y al final uno suele restringirlo a llevar productos manufacturados a otras de sus propias islas que, por falta de desarrollo o recursos, no pueden fabricarlos por sí mismas.

En muchos aspectos, Anno 1602 es similar a Port Royale 2: Imperio y Piratas, pero dando mucha más importancia al desarrollo de la economía de la isla y menos, comparativamente, al comercio marítimo. Pese a ser más antiguo, los gráficos de Anno 1602, en la clásica perspectiva isométrica, son muy agradables, lo mismo que la música, que podéis escuchar en Youtube. La adaptación al castellano es notable, sobre todo en la voz que nos avisa de cualquier suceso importante y que transmite muy bien las sensaciones correspondientes.

Una isla pequeña dedicada al cultivo.

En definitiva, un gran juego y pionero de su género. Debo advertir, no obstante, que el Anno 1602 original da muchísimos problemas en sistemas operativos modernos. Las transiciones de vídeo se atascan y es muy probable que el propio juego se quede colgado continuamente. A nosotros no nos funcionó durante años y de pronto, al probar una vez más, todo empezó a ir bien (y he aprovechado la oportunidad para preparar esta reseña), pero no sabría decir el motivo. Existe también un editor de archipiélagos, pero sólo funciona con algunas versiones del juego: la alemana y la inglesa, pero por desgracia no la española. A malas, podéis probar la versión de GOG por 9.50€, que se supone que ya está preparada para los nuevos S.O., pero no tiene el interfaz en castellano. En fin, nadie es perfecto.

Similitudes razonables con...


Port Royale 2: Imperio y Piratas

Ascendancy

No hay comentarios: