martes, 3 de enero de 2017

Bang Bang Racing (2012)

Tipo: Carreras de minicoches
Año: 2012
Estudio: Digital Reality Software y Playbox
En español: No
Multijugador: Sólo local
Puntuación: 3

Hace unos días me apetecía probar otro videojuego de minicoches, uno de mis vicios reconocidos, y el escogido en esta ocasión ha sido Bang Bang Racing, un juego sencillo en el que los coches tienen un aspecto "rechoncho", simpático, pero que no tiene mayor efecto en la competición. En este juego sólo disputaremos carreras al estilo tradicional, sin armas ni sabotajes, aunque sí que encontramos en los circuitos obstáculos (algunos incluso explosivos), manchas de aceite y cosas por el estilo, y también un control de daños por el que vamos perdiendo potencia, similar a lo que hacía Little Racers Street.

Aunque visualmente Bang Bang Racing cumple, no puedo decir que sea un gran juego. Los circuitos son pocos (nueve) y bastante cortos, pero el problema de fondo no es ese, porque la verdad es que los trazados son ingeniosos y el juego premia la capacidad de tomar curvas cerradas y no penaliza en demasía los errores, de modo que todas las carreras acaban siendo emocionantes aunque un poco tramposas. No, el fallo está en el manejo del vehículo, que es realmente malo.

Los circuitos son "compactos" pero cumplen.

Y esto es así por dos motivos. El primero se debe a los coches en sí mismos. Para empezar aquí no podemos aplicar ninguna mejora al vehículo, sólo le cambiamos la decoración de la carrocería, lo cual ya denota un planteamiento pobre. Así, dentro de cada categoría existen sólo cinco coches que podamos elegir: uno de ellos es siempre el más resistente, otro el más ágil, otro el que más acelera, otro el de mayor velocidad punta y finalmente el de nitro más potente (por cierto que aquí el nitro es bastante crítico, sobre todo para acelerar en condiciones). Pues bien, salvo que cojas el más ágil, el coche va a pegar bandazos y derrapar en las curvas que da gusto, con lo que perdemos cualquier ventaja que nos pudiera proporcionar. Las categorías de coches, por cierto, son N-Dura (estilo muscle cars), EvoGT (deportivos), Protech (como los de LeMans) y Apex (fórmula 1).

Gráficos bastante coloridos.

Pero aún hay otro problema peor, que es la cámara. Hay dos opciones de seguimiento del coche, la mala y la pésima. Básicamente es muy difícil saber qué leches hay delante del vehículo porque la cámara no lo muestra bien o con la distancia suficiente, con lo que la única alternativa es conocerse de memoria el circuito y hacia qué lado hay que girar en cada momento. Y la verdad, tener que tomarse tan en serio un juego casual como este no es de recibo.

Otro fallo gordo es la imposibilidad de remapear los controles o asignar nuevas teclas. Por ejemplo la de frenar es necesariamente Ctrl, que ya me diréis... Pero bueno, la verdad es que frenar, aquí se frena poco. Hay, en todo caso, algunos detalles interesantes en el juego. Para empezar, la posibilidad de arreglar los desperfectos del coche durante la carrera pasando (sin parar) por la zona de boxes, cosa que no recuerdo haber visto anteriormente. O que existan varios modos para cada circuito (normal, con atajos y reducido). Eso de los atajos "disimulados" recuerda un poco, salvando las distancias, al mítico Ignition.

Las carreras son emocionantes y caóticas.

En Bang Bang Racing disponemos de tres modos de juego: profesión, campeonato y juego libre. En Profesión jugamos en solitario y con nuestras victorias vamos desbloqueando nuevos circuitos, coches y modos de competición (carrera estándar, contrarreloj, eliminación, etc.). Campeonato es para jugar contra nuestros colegas (pero todos en la misma máquina, hasta cuatro en pantalla partida). Y Juego libre, como su propio nombre indica, es para prepararnos la carrera que más nos apetezca de entre todas las combinaciones.

En conclusión, ya veis que estamos hablando de un juego sencillo, que basa su posible atractivo en carreras breves y, esto hay que reconocerlo, emocionantes, porque de una curva a la siguiente la situación puede cambiar completamente. Y tengo la impresión de que el juego hace trampas para lograrlo, ralentizando a los que van delante y acelerando a los de atrás. Pero no nos vamos a quejar, esta es la gracia del juego y no se pretende otra cosa.

Similitudes razonables con...


Little Racers Street

Micro Machines V4

Ignition

No hay comentarios: